Biodegradable

Diferencias entre biodegradable y compostable

La preocupación sobre el consumo de materias primas y plásticos de un solo uso ha hecho que las marcas deban reinventarse, ofreciendo opciones más amigables con el medio ambiente, por lo que cada vez es más común ver los términos compostable o biodegradable en productos y envases, aunque no siempre están acompañados con un mayor contenido sobre su materialidad y tratamiento.

Ambos procesos se relacionan entre sí, lo que puede llegar a generar confusiones, pero no se refieren a lo mismo y creemos necesario marcar las diferencias de cada concepto. En esta nota te explicaremos qué significan y cuáles son los atributos de cada uno.

Biodegradable

Que un producto o envase sea biodegradable significa que es capaz de desintegrarse y descomponerse de manera natural por la acción de agentes biológicos como microorganismos, hongos, bacterias o algas, junto a otras condiciones ambientales que se dan en la naturaleza, como la presencia de sol o agua. En este proceso el producto inicial termina por transformarse en CO2, agua, nutrientes o biomasa.

Bajo esa definición, casi cualquier residuo que generamos puede deshacerse de forma natural con el tiempo, pero hay ciertos materiales que no son considerados biodegradables, ya que demoran muchos años e incluso siglos en llevar a cabo su proceso de descomposición. El tiempo de degradación variará según las características propias del residuo, pero lo ideal es que sea en condiciones comunes y sin generar un mayor impacto.

Por otra parte, ciertos productos etiquetados como biodegradables deben ser sometidos a procesos específicos, por lo que finalmente no son capaces de degradarse bajo condiciones naturales. Esto sucede, por ejemplo, con las bolsas plásticas en nuestro país, ya que no existe un esquema normalizado que defina y asegure la biodegradabilidad de ellas, por lo que muchas requieren de un proceso de compostaje industrial u otro manejo que no es parte de la gestión común de los residuos, por lo que en la práctica su impacto en el medio ambiente puede ser similar al de una bolsa normal.

Compostable

En cambio, que un residuos sea compostable significa que es capaz de biodegradarse bajo unas condiciones específicas y controladas de oxidación, como temperaturas elevadas y la presencia de oxígeno. Los productos o envases terminan por descomponerse gracias a la acción de organismos y microorganismos, transformándose en compost que puede ser utilizado como abono.

Este proceso, a diferencia de la biodegradación natural, es intervenido por el hombre, lo que permite que sea bastante más rápido conseguir que los residuos orgánicos se transformen en algo nuevo, siendo un gran ejemplo de economía circular.

La principal diferencia entre ambos conceptos está en los procesos y productos finales que resultan de cada uno, ya que como mencionamos anteriormente, la descomposición de un producto biodegradable varía según las condiciones y características del material para lograr obtener CO2, agua y biomasa; en cambio, algo compostable requiere de control y parámetros específicos para convertirse en compost.

Una última característica importante a destacar es que todos los residuos compostables pueden ser biodegradables. Sin embargo, no todos los productos biodegradables son compostables.

Transformamos tus residuos orgánicos

En nuestra planta ubicada en la Región del Maule, transformamos tus residuos orgánicos en abono gracias al compostaje, logrando generar nuevos recursos que son aplicados como sustrato mejorador de suelos, evitando que salgan del ciclo productivo. En VOLTA estamos en constante búsqueda de nuevas soluciones en valorización y recuperación de residuos, para así juntos seguir avanzando hacia una economía circular. ¡Conoce más!

Si quieres recibir más novedades sobre cultura ambiental, gestión de residuos y economía, suscríbete a nuestro newsletter: