Más de 20 empresas chilenas están incorporando en sus envases ecoetiquetas que informan sobre su reciclabilidad y los materiales con los que están compuestos

Grandes compañías del retail y de la industria de alimentos y bebidas están desarrollando acciones previas a la promulgación de la Ley REP, a través de la implementación de sellos en los envases de sus productos, para los cuales consideran 3 variables: reciclabilidad, separabilidad y demanda para su valorización en Chile. El fin es poder destacar cuáles envases y embalajes cumplen los estándares ya fijados y que son altamente reciclables.

Estas empresas deben evaluar un mínimo de 5 productos según las variables anteriormente mencionadas, y se espera que al menos 145 productos logren incorporar esta metodología durante el año 2020, para dar inicio a este plan piloto en conjunto con la entrada en vigencia de la Ley REP y ser una iniciativa que apoye la incorporación de la economía circular en las empresas.

Dentro de los objetivos que se esperan cumplir, está el poder incidir en las decisiones de compra de los consumidores a productos reciclables, y contribuir al aumento de las tasas de reciclaje.

Para poner en marcha la entrega de la ecoetiqueta, se creó la figura de un Comité Validador que certificará, acreditará y definirá los requisitos de certificación de los envases y embalajes, junto con el proceso de medición de los criterios establecidos.

Guillermo González, jefe de la Oficina de Economía Circular del Ministerio del Medio Ambiente, afirma que “este acuerdo de producción limpia es muy relevante para impulsar la economía circular en el país, porque entregará a los consumidores información clara y simple sobre la reciclabilidad de los envases y embalajes que existen en el mercado, lo que incidirá en su decisión de compra y, esperamos, los impulsará a reciclar. Además, creemos que las empresas harán esfuerzos adicionales por mejorar el diseño de sus productos, convirtiéndolos en más reciclables, para poder postular a esta distinción”.

En cuanto al etiquetado, una primera etiqueta irá en la parte frontal  del envase o embalaje indicando que es “altamente reciclable”. Adicionalmente, una segunda etiqueta irá en la parte posterior de este, e indicará cuáles son los componentes del envase, su materialidad, cómo reciclarlos, cómo separarlos, lavar, secar, etc.

Esto pretende servir como ayuda para los consumidores y educarlos sobre el reciclaje, ya que es parte de su responsabilidad ser conscientes de los productos que adquieren, y si modifican sus hábitos de consumo, lograrán integrar los valores de la economía circular dentro de su día a día.

Giovanni Calderón, director ejecutivo de la ASCC, menciona que “la economía circular es el camino necesario para lograr los objetivos de desarrollo sustentable y Chile, gracias a esta iniciativa, se está convirtiendo en uno de los países latinoamericanos líderes en esta materia”.

Nuestro compromiso con la Economía Circular

VOLTA trabaja alineado a un modelo que busca implementar una economía circular en el mundo industrial, sirviendo como colaborador para todas aquellas grandes empresas preocupadas por la trazabilidad de sus productos y que buscan disminuir la generación de desechos, aumentar las tasas de sustentabilidad y resguardar al medio ambiente.