Isla de basura

Islas de Basura: contaminación por plásticos y microplásticos

La contaminación por plásticos es un tema latente que ha afectado innumerables ecosistemas y entre estos está el mundo marino. Estas denominadas “islas de basura”, se registran en los principales océanos, pero la más grande se encuentra en el océano Pacífico y es conocida como “la gran mancha”. Esta isla cuenta con 80 mil toneladas de desechos y desperdicios de alto volumen, que crean una superficie de 1,6 millones de kilómetros cuadrados, que en comparación, supera en más del doble el tamaño del territorio de Chile.

Las aglomeraciones de residuos no biodegradables, se forman como consecuencia al sistema de corrientes marinas rotativas y también, por corrientes de viento sobre los mares. Estas últimas van acumulando basura arrojada al mar, construyendo extensas balsas flotantes. El registro más grande se ubica en el ya mencionado Pacífico, pero existen más islas repartidas en los océanos Índico y Atlántico.

Uno de los tantos resultados que dejó una investigación publicada por el Scientific Reports, indica que tres cuartas partes del total de la masa de la “gran mancha” se compone de desechos plásticos superiores a 5 cm. Sin embargo, en términos de recuento de objetos, esta isla posee una concentración aproximada de 1,8 billones (1.800.000.000.000) de microplásticos, equivalente al 94% del total de piezas plásticas que flotan en el área.

La amenaza de los microplásticos 

El gran problema es la dispersión de pequeños fragmentos en una enorme masa de agua, lo que hace extremadamente difícil la sustracción efectiva de ellas. Según la iniciativa de Green Facts, estos fragmentos se definen como microplásticos por ser de un tamaño inferior a 5 mm y se originan a través de cuatro procesos diferentes:

  1. Deterioro de fragmentos de plástico de mayor tamaño.
  2. Liberación de micropartículas a los cursos de agua de forma directa y a través del tratamiento de aguas residuales.
  3. Pérdida accidental de materias primas industriales durante el transporte o transbordo por mar o cursos de agua superficiales.
  4. Vertido de aguas residuales directamente al mar abierto.

Científicos de la investigación previamente mencionada, advierten que necesitamos tomar medidas serias y rápidas, ya que estos microplásticos están poblando lentamente los océanos y la vida terrestre, impactando gravemente en la biodiversidad y la vida humana.

El impacto en la vida humana

Estos residuos tienen consecuencias directas en nuestro entorno ya que contaminan la fauna marina que ingiere estas micropartículas como alimento y, consecuentemente, llegan a ser absorbidas por los seres humanos al consumir estos animales. Esto fue comprobado por un equipo de investigadores que encontraron partículas de microplásticos en heces humanas. Asimismo, un grupo de científicos italianos encontraron por primera vez microplásticos en la placenta humana y prevén efectos negativos en el proceso de gestación.

La importancia de un plan de gestión de residuos amigable con el medio ambiente

El desafío es grande y aunque se plantee la posibilidad de usar tecnologías para limpiar los océanos, la realidad actual nos afecta a todos. El primer paso es evitar que los plásticos entren a los océanos dándole prioridad a la gestión responsable de residuos a través de planes integrales que potencien la recuperación de recursos y minimicen los impactos ambientales negativos. Para esto, en VOLTA implementamos soluciones con valor ambiental dirigidas a empresas y comunidades. Si quieres conocer más de nuestros servicios, hablemos.